Nuestras publicaciones

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

¿Se puede vivir exclusivamente del trading?

Suelo repetirme esta pregunta en muchas ocasiones y conforme va pasando el tiempo voy teniendo más clara la respuesta. Desde mi humilde experiencia, hay un patrón que se repite en un gran porcentaje de traders: pensar en vivir exclusivamente de los ingresos procedentes del trading. En esta ocasión, voy a profundizar en algo que solo se cuenta de forma íntima y en círculos muy cerrados.

 

Cuando tratas con traders de verdad, de carne y hueso como tú y yo, esos que son totalmente anónimos entre los círculos de trading o redes sociales, comprendes qué miedos e inquietudes rondan por su cabeza. Les miras a los ojos y, mientras se están sincerando, muchos de ellos confirman que no entraron en el mundo del trading para vivir exclusivamente de ello, sino que lo hicieron para sacar un rendimiento a sus ahorros, y decidieron comenzar por este camino, aprendiendo a invertir por su cuenta.

Mantener la regularidad en esta actividad, sea al nivel que sea, no solo viene dada por un balance de operaciones, sino también por lo que ocurre en la propia psique del inversor. Cuando este tiene el valor y la humildad de desnudar su operativa y expresar las emociones que le surgen cada día, es cuando realmente se convierte en transparente ante sí. Mientras esto no ocurra, probablemente estará saboteándose de forma frecuente, aun siendo consciente de ello.

Disponer de equilibrio emocional es necesario para lograr resultados consistentes en el tiempo.  Da igual en qué estilo te muevas como inversor, el capital que manejes o marco temporal, aunque es cierto que la importancia de gestionar bien las emociones se amplifica en operativas de muy corto plazo. Por cierto, es donde la amplia mayoría de inversores novatos se meten. ¿Por qué lo hacen? La publicidad es muy poderosa y, aunque todos sabemos que no hay duros a peseta, la gente sigue contagiándose del fenómeno “dinero fácil” y la ilusión de dar el pelotazo sin sudar una sola gota.

¿De verdad piensas que con esa mentalidad se puede vivir del trading?

Suele obviarse la necesidad de tener un equilibrio emocional.  ¿Sabéis por qué? Porque para ello hay que hacer un ejercicio muy incómodo, el de mirarte hacia dentro y eso sí que da miedo. Pero no pasa nada, cuando lleves un tiempo en esto comprobarás, tras reaccionar en muchas ocasiones de forma incongruente, que existe un conflicto en tu interior. A todos nos sucede y llega más pronto que tarde.

Sé de la existencia de muchos inversores que discrepan de la importancia o relevancia que tiene la parte psicológica en la toma de decisiones. Encuentro sus afirmaciones totalmente respetables, siempre que las argumenten. Para mí pierden toda la credibilidad cuando no se razonan o lo hacen en tono despectivo y sin razones de peso.

Hay personas que llevan recorrido un largo camino y, pese a tener un sistema de inversión con esperanza matemática positiva, comprueban que en ocasiones no están en sintonía con él y deciden pedir ayuda. Sí, eso es, necesitan equilibrar su forma de sentir, pensar y actuar con el sistema que operan. Todos tienen claro que su sistema es viable, pero son incapaces de ejecutarlo correctamente. Este patrón se repite una y otra vez. Y ahora voy a contaros cuál es uno de los principales obstáculos para lograrlo: la presión impuesta por ellos mismos en lograr resultados que satisfagan su ilusión u objetivo de vivir de sus inversiones.

¿Es realista pensar que se puede vivir del trading? Por supuesto que lo es, ¿por qué no? Pero ahora enlazo con la siguiente cuestión ¿Cuánta gente vive exclusivamente del trading? Muy pocos en comparación con los “teóricos” aspirantes. Desde mi humilde opinión se precisa preparación, experiencia, habilidad, capital, tener equilibrio emocional, conocerse y disponer de un maduro plan de negocio. ¡Ah! Y por supuesto la disciplina para ejecutarlo. Todo esto puede tardar mucho tiempo en cumplirse y sinceramente, requiere trabajar muchas disciplinas. Pero una cosa es vivir de las inversiones y otra muy distinta es sacar un rendimiento a tus ahorros y que se convierta en un complemento a tus ingresos por otras actividades.

Lo que nos está llamando la atención es la cantidad de consultas que recibimos donde se pregunta:

Si dejo mi trabajo, hago tal curso y dedico tantas horas al día, ¿Cuánto tiempo tardaré en vivir del trading?

Aun conociendo muchos ejemplos de personas que poco a poco van siendo rentables, es imposible dar cifras, al menos es mi opinión. Hablamos de un tema muy delicado. Hay casos de personas que son felices con las actividades que realizan y, sin embargo, se dejan contagiar y se les acaba llenando la cabeza de pájaros, ideando en su imaginación un ritmo de vida de película en un corto período de tiempo.

Para poder pensar en grande, primero has de consumarte en lo minúsculo. Imagina que vamos a crear una empresa de transportes a escala nacional, comenzaremos haciendo pequeños repartos en el pueblo con la furgoneta del abuelo, poco a poco podremos ir pensando en cambiar de vehículo, ampliar zonas, delegar y apalancarnos con personal y alquileres. Puedes y debes trazar un objetivo, estás en el derecho de ser todo lo ambicioso que quieras. Tener conocimiento y formación te hará ser realista a la hora de marcar dichas metas.

Plantéate a qué tipo de trading quieres aspirar y por favor, sé realista. Antes de jugar en la Champions League del trading, has de empezar por la pista del barrio y ganarte el derecho a jugar en el equipo del pueblo, y poco a poco ir subiendo de categoría conforme ganes experiencia y confianza.

Tal vez a estas alturas hayamos conseguido bajar los humos a tu ego. Un toque de objetividad de vez en cuando no viene mal.

Luis David Pérez – Enneatrader

Acerca de 

Proponemos apoyo técnico y psicológico mediante el estudio de la operativa y las diferentes personalidades del Trader, mediante el estudio del Enneagrama.

Estudiamos cada trader, uno a uno, personalizando sus necesidades e identificando patrones de conducta emocionales, técnicos y personales que dificultan sus resultados. Potenciamos los puntos fuertes de cada uno, ajustamos su operativa, su rutina, sus hábitos … todo ello para que el o la Trader encuentre su propio equilibrio: mejorando así su operativa y por consiguiente sus resultados.

Cuando el Trader entiende que debe mejorarse, conocer su ego y conocer su propia personalidad los resultados llegan sólos. Logramos que el Trader identifique sus emociones cuando opera, actúe con ellas y sin que estas afecten su operativa.

    Sígueme en…

  • twitter
  • facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *